Dice el papa que la Virgen María siempre está cerca, ayudando a la Iglesia a superar

Por Cindy Wooden

Catholic News Service

8/20/2013

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) -- La Virgen María, madre de Jesús y madre de la Iglesia, ya se encuentra en la Gloria de los cielos, pero siempre está con la Iglesia y le ayuda a superar las tribulaciones causadas por el demonio, dijo el papa Francisco.

A pesar de que la Iglesia es bendita y santa, en la tierra continúa viviendo a través de "tribulaciones y retos que causa el conflicto entre Dios y el demonio, eterno enemigo", dijo el papa en su homilía del 15 de agosto en una Misa para celebrar la fiesta de la Asunción de la Virgen María.

El papa celebró la Misa en la plaza principal de Castel Gandolfo, pequeña población, situada en las colinas, a 13 millas al sur de Roma, lugar en el que los papas anteriores habían pasado los meses del verano. Se calculaba en unas 12,000 personas que se habían reunido en la plaza y a lo largo de la calle principal para asistir a la Misa.

En su comentario de las lecturas de la Misa, el papa Francisco dijo que el pasaje del capítulo 11 del libro de las Revelaciones o Apocalipsis, en donde se describe a una mujer en parto y un dragón que espera para devorar al niño recién nacido, representa a la iglesia "gloriosa y triunfante; pero todavía, por otra parte, sumida en dolores de parto".

Empero, y a pesar de que los seguidores de Jesús continúan enfrentándose a las tentaciones y problemas, la Virgen María permanece a su lado, de manera igual como permaneció con los apóstoles durante su vida terrena.

"Ella, por supuesto, ya ha entrado, de una vez por todas, a la Gloria de los cielos", dijo el papa; "pero eso no quiere decir que esté distante o alejada de nosotros. En lugar de eso, la Virgen María nos acompaña, lucha junto con nosotros, sostiene a los cristianos en su lucha contra las fuerzas del mal".

El papa Francisco le dijo a la multitud que el rezo del Rosario y la meditación en los pasajes de sufrimiento y gozo de la vida de Jesús y de María les pueden dar la fortaleza que necesitan para continuar "la batalla en contra del demonio y sus cómplices".

"¿Rezan ustedes el Rosario todos los días?", les preguntó; y la multitud contestó en voz alta con un "Sí". Y volvió a preguntar:

“¿De veras?"

El papa animó a la gente a que rezaran con la Virgen María y que confiaran en ella como "nuestra madre, nuestra representante, nuestra hermana, la primera creyente que entró a los cielos".

También el papa dijo que la Magnífica, formula que encierra la respuesta de la Virgen María al arcángel San Gabriel: "Mi alma proclama la grandeza del Señor..." que aparece en el Evangelio de San Lucas 1:46-55, es un cántico de esperanza, cántico entonado por "muchos santos", incluyendo en ese número a "mamás, papás, abuelitas, abuelitos, misioneros, sacerdotes, hermanas religiosas, jóvenes, incluso niños y niñas, que se han enfrentado a la lucha por la vida" con la firme esperanza de la victoria de la resurrección, "la victoria del amor".

"En donde haya una cruz, allí hay esperanza", dijo el papa.

En el rezo del Ángelus después de Misa, el papa Francisco dijo que la gloria de la Virgen María empezó cuando dio "el sí" ante los planes de Dios.

"Cada 'sí' que le decimos a Dios es un escalón para el cielo, para la vida eterna", dijo. 

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) -- La Virgen María, madre de Jesús y madre de la Iglesia, ya se encuentra en la Gloria de los cielos, pero siempre está con la Iglesia y le ayuda a superar las tribulaciones causadas por el demonio, dijo el papa Francisco.

Published
Back