El Papa dice que cristianos deben tener corazones inquietos como san Agustín

Por Cindy Wooden

Catholic News Service

8/30/2013

ROMA (CNS) -- San Agustín dijo famosamente que los corazones de la gente son inquietos hasta que descansan en Dios, pero muchas personas, dijo el papa Francisco, han permitido que sus corazones sean "anestesiados" y ya no buscan a Dios ni el amor.

Celebrando el día de la fiesta del santo el 28 de agosto con los miembros de la Orden de San Agustín, el papa Francisco oró para que ellos siempre estén inquietos en su búsqueda de Dios, en su deseo de compartir el Evangelio y en su afán de demostrarle su amor a todos los que encuentran.

Aunque el Vaticano describió la liturgia como una Misa "privada con los miembros del capítulo general de los padres agustinos", cientos de personas se reunieron fuera de la Basílica de San Agustín en Roma para obtener un vistazo del papa y darle la mano. El papa complació antes de entrar a la iglesia.

Noventa miembros de la orden, fundada en 1244, se reunieron en la basílica para abrir el capítulo general de su orden y elegir al sucesor del padre estadounidense Robert Prevost, quien ha completado dos términos de seis años y no es elegible para servir de nuevo.

En su homilía, el papa Francisco dijo que el uso del término "inquietud" de san Agustín fue impactante y lo llevó a pensar en tres renglones básicos en que cada cristiano debe ser inquieto: en la vida espiritual, en la búsqueda de Dios y en el amor a los demás.

Agustín vivió una vida como la de muchos jóvenes de hoy día, dijo el papa.

"Fue educado en el credo cristiano por su madre Mónica, aunque no estaba bautizado, pero según se criaba se alejaba de este. Él no encontraba en este las respuestas a sus preguntas, a los deseos de su corazón y fue atraído por otras cosas".

Estudió, se divirtió, "conoció el amor intenso" y comenzó una brillante carrera como profesor de Retórica, dijo el papa. "Él había llegado en todos los sentidos”.

"Pero en su corazón se mantenía la inquietud de la búsqueda del sentido profundo de la vida", dijo el papa Francisco. "Su corazón no estaba dormido, no estaba anestesiado por el éxito, por cosas, por el poder”.

Agustín continuó buscando a Dios, dijo el papa, y "descubrió que Dios estaba esperándole y, de hecho, nunca dejó de buscarlo primero”.

El papa Francisco dijo que cada cristianos tiene que "mirar su corazón y preguntarse si tiene un corazón que quiere cosas grandes o un corazón que está dormido. ¿Ha mantenido tu corazón esa inquietud o ha sido sofocado por cosas?".  

ROMA (CNS) -- San Agustín dijo famosamente que los corazones de la gente son inquietos hasta que descansan en Dios, pero muchas personas, dijo el papa Francisco, han permitido que sus corazones sean "anestesiados" y ya no buscan a Dios ni el amor.

Published
Back