El papa pide iglesia menos ‘vaticéntrica', más socialmente consciente

Por Francisco X. Rocca

Catholic News Service

10/3/2013

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) -- En su más reciente entrevista de gran amplitud, el papa Francisco dijo que su objetivo es hacer la Iglesia Católica menos "vaticéntrica" y más cercana al "pueblo de Dios", así como más socialmente consciente y más abierta a la cultura moderna.

Él también reveló que consideró brevemente rechazar el papado durante los momentos seguidos a su elección en marzo pasado e identificó como el "problema más urgente" que la iglesia debe atender hoy día como el desempleo juvenil y el abandono de los ancianos.

Las declaraciones del papa aparecieron en una entrevista de 4,500 palabras, publicada el 1 de octubre en el diario romano La Repubblica, con Eugenio Scalfari, cofundador y exeditor en jefe del periódico.

Scalfari, ateo confeso, durante el verano se dirigió públicamente al papa en un par de artículos sobre temas religiosos y filosóficos y el papa Francisco respondió en una carta que La Repubblica publicó el 11 de septiembre. Los dos se reunieron en el Vaticano el 24 de septiembre.

Su conversación abordó una amplia gama de temas, incluyendo la justicia económica, el diálogo entre cristianos y no creyentes y la reforma de la burocracia vaticana.

"Los líderes de la iglesia en muchos casos han sido narcisistas, halagados y excitados por sus cortesanos", dijo el papa. "La corte es la lepra del papado”.

El papa Francisco dijo que la Curia romana, la administración central de la iglesia en el Vaticano, no es en sí misma una corte, aunque allí se pueden encontrar cortesanos.

La Curia "tiene un defecto", él dijo. "Es vaticéntrica. Parece velar por los intereses del Vaticano, que todavía son, en su mayor parte, intereses temporales. Esta visión vaticéntrica descuida el mundo que nos rodea. No comparto esa visión y haré todo lo que pueda para cambiarla".

"La iglesia es o debe volver a ser una comunidad del pueblo de Dios", él dijo. "Los sacerdotes, pastores y obispos que tienen el cuidado de almas están al servicio del pueblo de Dios”.

El papa ofreció razones para esperanza debido al Consejo de Cardenales de ocho miembros que le asesora sobre la gobernación de la iglesia y la reforma de la burocracia vaticana, el cual él convocó a tres días de reuniones iniciales que comenzaron el 1 de octubre.

"Lo primero que decidí fue nombrar un grupo de ocho cardenales para que fueran mis asesores, no cortesanos sino personas sabias que comparten mis sentimientos", él dijo. "Este es el comienzo de una iglesia que no es solamente de arriba hacia abajo, sino también horizontal”.

El papa Francisco hizo un llamado a un mayor compromiso de la iglesia para el alivio de los problemas sociales, particularmente de los jóvenes y los ancianos.

"Los males más serios que afligen al mundo en estos días son el desempleo juvenil y la soledad de los ancianos”, él dijo. "Esto, para mí, es el problema más urgente que la iglesia está enfrentando”.

Aunque reconoció que atender los problemas económicos y políticos es en gran medida responsabilidad de los gobiernos y otras instituciones seculares, él dijo que tales problemas "también le conciernen a la iglesia, de hecho, a la iglesia sobre todo porque esta situación hiere no solamente cuerpos sino también almas. La la iglesia debe sentir responsabilidad por ambos, cuerpos y almas".

El papa se hizo eco de sus numerosos llamados anteriores a mayor refreno de las fuerzas del mercado.

"Personalmente pienso que el llamado liberalismo salvaje solamente hace al fuerte más fuerte y al débil más débil y excluye a los más excluidos", él dijo. "Necesitamos una gran libertad, no discriminación, no demagogia y mucho amor. Necesitamos reglas de conducta y también, de ser necesario, la intervención directa del estado para corregir las desigualdades más intolerables”.

El papa recordó la influencia que tuvo en su pensamiento uno de sus primeros maestros, un "ferviente comunista" y "persona valiente y honesta" cuyo "materialismo no me dominó", pero que levantó su conciencia sobre un "aspecto de lo social, que luego encontré en la doctrina social de la iglesia".

Al preguntársele si estaba de acuerdo o no con que la iglesia disciplinara a los teólogos de la liberación durante el pontificado del beato Juan Pablo II, el papa Francisco dijo que la teología de la liberación "ciertamente le dio un aspecto político a su teología, pero muchos de ellos eran creyentes y tenían un alto concepto de humanidad”.

El papa dijo que "la iglesia no abordará política" y sugirió que los líderes eclesiásticos no deben presionar a los titulares de puestos católicos para que asuman posturas particulares en asuntos de política pública.

"Creo que los católicos que están involucrados en la política llevan dentro los valores de su religión, pero tienen la conciencia madura y la pericia para implementarlos", él dijo.

"La iglesia nunca irá más allá de su tarea de expresar y diseminar sus valores, por lo menos mientras yo esté aquí", dijo el papa, estando de acuerdo en que los líderes eclesiásticos "casi nunca" han observado tales límites.

"Cada uno tiene sus propias ideas del bien y el mal y tiene que escoger seguir el bien y luchar contra el mal como los conciba", dijo el papa en otra parte de la entrevista. "Eso sería suficiente para hacer del mundo un lugar mejor”.

El papa Francisco bromeó que se le había advertido que su entrevistador ateo podría intentar convertirlo, pero el papa le dijo a Scalfari que él no intentaría hacer lo mismo.

"El proselitismo es un solemne disparate, no tiene sentido", él dijo. "Tenemos que llegar a conocernos, escucharnos unos a otros y mejorar nuestro conocimiento del mundo que nos rodea”. 

Copyright © 2013 Catholic News Service/U.S. Conference of Catholic Bishops

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) -- En su más reciente entrevista de gran amplitud, el papa Francisco dijo que su objetivo es hacer la Iglesia Católica menos "vaticéntrica" y más cercana al "pueblo de Dios", así como más socialmente consciente y más abierta a la cultura moderna.

Published
Back