De Nuestro Pastor:

Con el crecimiento de nuestro diócesis, se nos pide desarrollar un corazón apostólico

Han sucedido tantas cosas que es muy difícil para mí admitir que han pasado seis meses desde mi ordenación e instalación como Obispo de Fort Worth. Los clérigos, religiosos y laicos me han conmovido con su celo y amor por su fe católica. Mis visitas a las parroquias, escuelas, a los ministerios en campos universitarios y a otros ministerios, han reafirmado la gentil evaluación que me ofreció el señor Arzobispo Carlo Maria Viganò, el Nuncio Apostólico, al final de la liturgia de ordenación celebrada con 10,000 personas en el Centro de convenciones de Fort Worth, el 29 de enero de 2014: “Compartiré con el Santo Padre que la Iglesia en Fort Worth está verdaderamente viva y floreciente”.


Me debo levantar y seguir el camino

Uno de mis libros favoritos, que también es una lectura fácil, lleva por titulo ¡Levantaos! ¡Vamos!, por el Papa Juan Pablo II. Este trabajo sigue a una obra anterior titulada Don y misterio.


La fiesta de la Asunción

En este mes de agosto, dirigiendo nuestros pensamientos hacia los últimos días de las vacaciones de verano y el regreso a la escuela, la Iglesia centra su atención en una de las grandes celebraciones del año litúrgico:


Previous12