Abriendo un camino

Por David Ramos | ACI Prensa

North Texas Catholic

2/18/2022

La Marcha por la Vida del Norte de Texas el 15 de enero de 2022 en Dallas conmemoró el 49o aniversario de la decisión Roe v. Wade que legalizó el aborto en los Estados Unidos. (NTC/Juan Guajardo)


La Corte Suprema de los Estados Unidos podría hacer historia en los próximos meses y revertir el fallo de Roe v. Wade, que abrió las puertas al aborto legal en todo el país en 1973. Si esto llegara a suceder, ¿qué impacto tendría en América Latina?

Líderes Pro-Vida de América Latina se pronunciaron sobre cómo impactaría en cada uno de sus países un fallo a favor de la vida y que Roe v. Wade sea revertido. Entre estos efectos, apuntaron a un cambio en las presiones para legalizar el aborto en la región, que con demasiada frecuencia llegan, a nivel político y económico, desde los Estados Unidos.

El 1 de diciembre del año pasado la Corte Suprema, conocida como SCOTUS por sus siglas en inglés, comenzó a escuchar los argumentos orales en el caso Dobbs vs. Jackson Women’s Health Organization, sobre una ley del estado de Mississippi que restringe la mayoría de los abortos posteriores a las 15 semanas de gestación.

Un fallo favorable a la ley de Pro-Vida de Mississippi podría afectar las sentencias de Roe v. Wade y a Planned Parenthood v. Casey de 1992, en la que la Corte Suprema reafirmó el primer fallo y estableció que “un Estado no puede prohibir a ninguna mujer tomar la decisión final de interrumpir su embarazo antes de la viabilidad”.

Se considera que un bebé es “viable” fuera del vientre materno alrededor de las 24 semanas de gestación, aunque en los últimos años bebés nacidos alrededor de las 21 semanas de embarazo han sobrevivido.

Rodrigo Iván Cortés, presidente del Frente Nacional por la Familia de México, y vicepresidente de la Political Network for Values, dijo a ACI Prensa que una “decisión histórica”, que revierta Roe v. Wade “significaría un revés enorme para el activismo ideológico a favor de la cultura de la muerte” desplegado por los Estados Unidos en América Latina, especialmente bajo el Gobierno de Joe Biden y su Vicepresidenta, Kamala Harris.

En México, dijo Cortés, “se ha notado de una manera evidente que esa Administración presiona a México para que se efectúen cambios en las leyes y políticas para imponer el aborto y la ideología de género”.

Además, dijo que ese cambio “significaría un referente importantísimo” para los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México, que “están claramente subordinados a esa ideología de muerte”.

El caso de Roe v. Wade se basa sobre una mentira. Norma McCorvey usó el pseudónimo de “Jane Roe” al presentar el caso ante la Corte Suprema a inicios de la década de 1970, diciendo que quedó embarazada tras ser violada por una pandilla. Años después admitiría que todo fue una mentira y denunció haber sido manipulada por los promotores de la legalización del aborto.

Durante el proceso ante la Corte Suprema, McCorvey dio a luz y su bebé fue dado en adopción.
Norma McCorvey se convirtió al catolicismo y se dedicó a la defensa de la vida desde la concepción. Falleció el 18 de febrero de 2017.

Julia Regina de Cardenal, presidenta de la Fundación Sí a la Vida de El Salvador, destacó que si se revirtiera Roe v. Wade “ayudaría a El Salvador, en el sentido de que se desvirtuarían los argumentos y mentiras que usaron en los Estados Unidos para legalizar el aborto y que siguen usando acá los promotores del negocio del aborto”.

Aunque cabría esperar “más presión de la International Planned Parenthood Federation, en un intento desesperado de legalizar su lucrativo negocio que sería muy afectado”, la presidenta de la Fundación Sí a la Vida destacó que con un fallo provida de la Corte Suprema de Estados Unidos “se evidenciaría más la humanidad del feto de 15 semanas, que ya ha sido demostrada por la ciencia y la tecnología”.

Ligia Briz, directora ejecutiva de la Asociación la Familia Importa (AFI) de Guatemala, afirmó que revertir Roe v. Wade “para nosotros sería una excelente noticia”.

Miembros de las iglesias católica y evangélica y sectores conservadores participan en una manifestación contra el aborto en Ciudad de Guatemala. (Getty Images/ Johan Ordonez)


“Las organizaciones que están intentando mover este tema en nuestros países, en contra de nuestra legislación, especialmente en Guatemala, tendrían que cesar por ley”.

“Creemos que es una oportunidad histórica para cambiar esta sentencia, debido a que actualmente se tiene una mayoría de jueces que parecieran a favor de la vida”, añadió.

Giuliana Caccia, directora de la Asociación Origen en Perú, dijo que revertir Roe v. Wade “sería una muestra clara de una premisa indiscutible, que es que la verdad siempre triunfa”.

“En el Perú creo que, de revertirse, nos daría un argumento indiscutible, porque siempre se apelaba a este fallo. El aborto no tiene ningún sustento legal, y ninguna sentencia o ley puede negar que es un deber el defender la vida desde la concepción, bajo cualquier circunstancia”, dijo.

“Nuestro país es una de las naciones que más han resistido, porque el aborto es legal en Argentina y en muchos países de la región. La reversión del fallo sería un arma más para seguir conteniendo el avance de esta agenda regional que camina a paso firme a través de ONG financiadas por la cooperación internacional”, señaló.

El presidente de la Fundación Más Vida de Argentina, Raúl Magnasco, dijo a ACI Prensa que “la posibilidad de revertir” Roe v. Wade “significa, para todo el mundo, una luz de esperanza muy importante, por cuanto con ello se revierte el aborto en prácticamente todo el país”.

“Siendo los Estados Unidos el país más influyente en cuanto a medios de comunicación, significaría un gran avance para toda la región y el mundo, que entendería, a la luz de la experiencia norteamericana, que el futuro es inclusivo respecto del cuidado y reconocimiento de las dos vidas, tanto la de la madre, como la del hijo en gestación”, afirmó.

Jesús Magaña, presidente de la plataforma Unidos por la Vida de Colombia, subrayó que la sentencia de Roe v. Wade “ha sido nefasta no sólo para los Estados Unidos, sino para el mundo”, pues “se legaliza el aborto mediante un acto jurídico que termina extralimitando las funciones de la Corte Suprema, porque prácticamente es una legislación contraria al espíritu de la Constitución que defiende la naturaleza humana y del pueblo en su conjunto”.

“De hecho, en Colombia el modelo que se ha utilizado para despenalizar el aborto ha sido precisamente el de los Estados Unidos, ya que la Corte Constitucional, actuando en contra de la Constitución, ha despenalizado el aborto”, señaló.

Para Magaña, “que se revierta el fallo sería muy importante porque volvería a colocar en sus justos límites y en sus cauces democráticos al Poder Judicial”.

De esa forma, continuó, se evitaría “este desbalance tan terrible que tenemos hoy en nuestros países, donde la ingerencia del Poder Judicial es tan agresiva que termina destruyendo el sistema democrático, al invadir las esferas del Poder Legislativo o del Poder Ejecutivo”.

Para Elizabeth Bunster, directora del Proyecto Esperanza de Chile, “la posibilidad de revertir el fallo Roe v. Wade sería una señal de esperanza, frente a una fuerte arremetida que hay contra la vida en América Latina y el Caribe”.

Aunque el 30 de noviembre la Cámara de Diputados rechazó un proyecto de ley de aborto libre hasta las 14 semanas, dijo, “sabemos que hay grupos que seguirán insistiendo en esta ley”.

“Para Chile representa una gran esperanza que se revierta este fallo, que dentro de los argumentos que se esgrimen para legalizar el aborto se habla de progresismo de países desarrollados”, señaló.

“En estos temas se mira a los Estados Unidos como modelo”, señaló.

Nota del editor: Colaboraron en este artículo Walter Sánchez Silva y Diego López Marina.

La Corte Suprema de los Estados Unidos podría hacer historia en los próximos meses y revertir el fallo de Roe v. Wade, que abrió las puertas al aborto legal en todo el país en 1973. Si esto llegara a suceder, ¿qué impacto tendría en América Latina?

Published
Back