Un maravilloso ejemplo de Cristo: Padre Stephen Jasso, TOR, fallece a los 88 años

por Joan Kurkowski-Gillen

North Texas Catholic

2/18/2021

El Obispo Michael Olson está al lado del Padre Stephen Jasso, TOR, el 15 de diciembre de 2017 en la Iglesia Católica de todos los Santos en Fort Worth mientras se preparan para distribuir la Comunión. (NTC/Ben Torres)El Obispo Michael Olson está al lado del Padre Stephen Jasso, TOR, el 15 de diciembre de 2017 en la Iglesia Católica de todos los Santos en Fort Worth mientras se preparan para distribuir la Comunión. (NTC/Ben Torres)

El Obispo Michael Olson está al lado del Padre Stephen Jasso, TOR, el 15 de diciembre de 2017 en la Iglesia Católica de todos los Santos en Fort Worth mientras se preparan para distribuir la Comunión. (NTC/Ben Torres)

 

Nota del Editor: Haga clic aquí para leer una carta de simpatía del Ministro General Franciscano, Padre Amando Trujillo Cano, TOR.

El Padre Stephen Jasso, TOR, párroco jubilado de la Parroquia de Todos los Santos de Fort Worth y un defensor ferviente muy respetado de la creciente población hispana de la región, siempre enseñó a través de sus obras.

Cuando una enfermedad debilitante le dejó sin habla y sin movilidad, todavía daba ejemplares lecciones de fe. “Él siempre me dijo, ‘ésta es la cruz que me toca llevar. Siga orando por mí y yo seguiré orando por usted'”, dijo Arica Prado, amiga del fraile franciscano desde hace mucho tiempo y la directora del lugar que tanto amaba el Padre Jasso, la Escuela Católica de Todos los Santos. “Él era nuestra luz brillante. Fue difícil verlo sufrir”.

El Padre Jasso, un incansable defensor de los inmigrantes, de los bebés por nacer y de la educación católica, falleció el 12 de febrero a los 88 años, luego de una batalla de tres años contra la enfermedad de Lou Gehrig, también conocida como ELA (esclerosis lateral amiotrófica).

El cuerpo de Padre Jasso será recibido a las 7:30 p.m. el domingo 21 de febrero en la Parroquia de Todos los Santos. Los feligreses pueden estar presentes mientras que Padre Manuel Holguín, párroco, conduzca el rito de funerales y una breve homilía.

Los servicios fúnebres para Padre Jasso continúan el lunes 22 de febrero. Su cuerpo presente estará desde de 9 a.m. hasta 6 p.m. en la Parroquia de Todos los Santos. Se permitirá la visitación pública con distanciamiento social, uso de máscaras faciales y cumplimiento de otros protocolos de seguridad diocesanos. El Obispo de Fort Worth, el Reverendísimo Michael Olson presidirá sobre una vigilia a las 7 p.m.

La misa fúnebre del Padre Jasso será a las 12 p.m. el martes febrero 23 en la Iglesia Católica de Todos los Santos con el Obispo Olson como el celebrante. Se observarán los protocolos relacionados con la pandemia del COVID-19.

El Obispo Olson describe al Padre Jasso como un franciscano fiel que como pastor cuidó por 23 años a su rebaño de Todos los Santos con gran entrega y dedicación. Fue muy respetado y admirado por funcionarios del gobierno y del servicio público. La influencia del finado párroco se extiende más allá de los confines de su parroquia a los hombres y mujeres de diferentes creencias religiosas de Fort Worth y de todo Texas.

“Una lección que nos dio en sus últimos años fue su testimonio de la dignidad humana y el derecho fundamental a la vida a través de su sufrimiento y perseverancia valiente ante la enfermedad de ELA”, comentó el Obispo. “Estamos muy agradecidos a Dios por la vida y el servicio del Padre Stephen Jasso. Les pido que se unan a mis oraciones por el eterno descanso de su alma”.

El Padre Jasso fue criado por sus padres, Domingo Jasso Sr. y Leonor, quienes eran católicos muy devotos. El Padre Jasso le atribuyó su crecimiento espiritual y vocación sacerdotal a haber conocido a los Franciscanos desde joven. La Orden de los Franciscanos administraba la Parroquia de San Francisco de Waco, en donde él fue bautizado, hizo la Primera Comunión y la Confirmación. Antes de ingresar a los Franciscanos en el 1957, el Padre Jasso sirvió en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos durante la Guerra de Corea, donde obtuvo el rango de sargento de primera clase.

Después de obtener su título universitario en St. Francis College en Pensilvania, el veterano del ejército comenzó sus estudios de seminario en Mallorca, España, y luego en la Universidad de Santo Tomás de Aquino (Angelicum) en Roma, donde fue ordenado al sacerdocio en el 1965.

“Pasé ocho años corridos en Europa sin poder volver a casa”, el Padre Jasso relató durante una entrevista con North Texas Catholic en el 2018. “Pero mi familia apoyó siempre lo que hice”.

Cuando el sacerdote recién ordenado llegó a Perú para su primera asignación, sus padres y sus 14 hermanos le compraron una motocicleta para que el misionero pudiera moverse por las estrechas carreteras montañosas del país.

Padre Stephen Jasso, TOR, es reconocido por estudiantes de la Escuela Católica de Todos los Santos en 2017. (NTC/Ben Torres)Padre Stephen Jasso, TOR, es reconocido por estudiantes de la Escuela Católica de Todos los Santos en 2017. (NTC/Ben Torres)

Padre Stephen Jasso, TOR, es reconocido por estudiantes de la Escuela Católica de Todos los Santos en 2017. (NTC/Ben Torres)


El Padre Jasso fue enviado a México cuatro años más tarde, en donde pasó 24 años sirviendo a las parroquias y la comunidad franciscana en diferentes roles de liderazgo. En el 1994 su orden le permitió venir a Fort Worth para trabajar en la Parroquia de Santo Tomás Apóstol por seis meses, luego de lo cual fue asignado como párroco a la Parroquia de Todos los Santos.

Bajo su liderazgo, la parroquia histórica floreció. El párroco de voz amable y suave reclutó hermanas religiosas para trabajar en los ministerios parroquiales, encabezó la construcción de un salón parroquial “que se necesitaba desesperadamente” para las clases de educación religiosa y elevó el perfil de los hispanos en Fort Worth al participar en juntas y comités cívicos. En el 2002 el Padre Jasso se reunió con el entonces Presidente George W. Bush durante la Asamblea Cumbre de Liderazgo Hispano. A nivel local, sirvió en la junta de United Way y el Grupo de Trabajo sobre el Racismo.

La alcaldesa de Fort Worth, Betsy Price, honró “el humilde servicio y la participación activa en su comunidad” del líder religioso al proclamar el

7 de agosto del 2018 como el Día del Padre Jasso en la ciudad.

Carlos Flores, miembro de toda la vida de la Parroquia de Todos los Santos, dijo que el difunto párroco demostró su ejemplar liderazgo a través de la fe y las obras.

“Incluso en los últimos días de su vida fue una inspiración para todos nosotros”, declaró el concejal de la ciudad de Fort Worth que representa al

Distrito 2. “Él llevó muy bien su cruz con dignidad y fe”.

Cuando el tejano de tercera generación consideró postularse para un cargo público, buscó el consejo de Padre Jasso, a quien consideraba como su líder espiritual y amigo de toda la vida.

“Lo llamé, hablamos y oramos juntos”, recordó Flores. “Yo quería estar completamente seguro de que yo deseaba aspirar a ese cargo y era importante recibir su bendición”.

 La capacidad del humilde sacerdote para acercarse a la gente y ejercer influencia en los líderes comunitarios ayudó a evitar que la Escuela Católica de Todos los Santos cerrara a principios de la década del 2000. Ante una matrícula de estudiantes cada vez menor y unas instalaciones en mal estado, el Padre Jasso se reunió con varios propietarios de negocios y feligreses locales para determinar el destino de la escuela.

Su compromiso personal de proporcionar asistencia a las familias para la matrícula de sus hijos, junto a las promesas del apoyo de exalumnos y benefactores, contribuyó a que la escuela parroquial pudiera salir de la crisis financiera. Se logró realizar un proyecto de remodelación que actualizó las aulas en el 2010.

Por su dedicado servicio a la educación católica, el Padre Jasso recibió el Premio Sorin de la Universidad de Notre Dame en el 2013. Al aceptar el honor, el fraile llamó a las escuelas católicas “un regalo para el país”.

“Tengo el privilegio de servir a la educación católica porque estoy convencido de que eso es lo que la Iglesia y el país necesitan”, dijo enfáticamente. “Necesitamos católicos firmes con una convicción viva de la verdad que han descubierto a través del proceso de la educación católica”.

Teresa Montes, graduada de la Escuela Católica de Todos los Santos y de Nolan Catholic High School, elogió al Padre Jasso por su devoción y su entusiasmo para realizar su misión. Montes creció a unos pasos de la parroquia y sus padres, John y Jeanette Hernández, eran amigos cercanos del párroco.

“Él nunca estuvo quieto”, comentó. “Trabajó incansablemente día y noche. Me acuerdo ver a menudo al Padre Jasso en casa de mis padres a las diez de la noche tomando café”.

 Su llegada en el 1994 a la Parroquia de Todos los Santos generó un récord de asistencia a las Misas y un renovado sentido de orgullo en la comunidad hispana. Antes de enfermarse, el párroco se ponía su sombrero de ala ancha y su traje de mariachi para encabezar a caballo el desfile del Cinco de Mayo o el Día de la Independencia de México.

“El Padre Jasso fue una persona a la que todos llamaban para pedir su opinión sin importar de qué tema se tratara”, dijo Montes. “Siempre realzó la comunidad del sector norte (North Side) de la ciudad y las personas que viven allí”.

Según la salud del Padre Jasso empeoró sus familiares, y muchos amigos y feligreses se reunieron en varias ocasiones en su casa para ofrecer sus oraciones y derramar lágrimas mientras le decían palabras de consuelo al sacerdote enfermo.

“Ya sentían que su muerte se acercaba y se reunían con tristeza y gratitud”, explicó el Padre Manuel Holguin.

El párroco actual de la Parroquia de Todos los Santos describió la dedicación de su predecesor al sacerdocio y al ministerio como una hermosa bendición.

“No se puede describir su vida en pocas palabras”, agregó. “Fue un maravilloso ejemplo de Cristo para su pueblo”.

En una de sus últimas entrevistas con los medios, el Padre Jasso explicó cómo su fe inquebrantable lo ayudó a sobrellevar un diagnóstico devastador.

“Estoy cargando la cruz porque siento que, por alguna razón, Dios ha permitido esta enfermedad”, le dijo a un reportero del Fort Worth Star-Telegram en el 2018. “La cargaré como el Señor llevó su cruz por mí. El sufrimiento es parte de nuestro diario vivir”.

El Padre Stephen Jasso, TOR, párroco jubilado de la Parroquia de Todos los Santos de Fort Worth y un defensor ferviente muy respetado de la creciente población hispana de la región, siempre enseñó a través de sus obras.

Published