Nuestra primera libertad: El derecho a la libertad religiosa que Dios nos ha otorgado enfrenta nueva

Por Jerry Circelli

North Texas Catholic

6/25/2021

Únase a la observancia de los obispos católicos de los Estados Unidos de Religious Freedom Week,  22-29 de junio.


El mundo es muy diferente ahora. Porque el ser humano tiene en sus manos el poder para abolir toda forma de pobreza, pero también para terminar con toda forma de vida humana. Aun así, se siguen debatiendo en el mundo las mismas convicciones revolucionarias por las que pelearon nuestros antepasados, la creencia de que los derechos humanos no derivan de la generosidad del Estado, sino de la mano de Dios.

— Presidente John F. Kennedy, Discurso inaugural, 20 de enero del 1961


En su inolvidable y trascendente discurso de inauguración el Presidente John F.Kennedy le recordó al mundo el principio fundamental estadounidense de que la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad, como lo describieron nuestros fundadores en la Declaración de la Independencia, son otorgados a los seres humanos por Dios mismo.

El presidente hizo varias otras referencias de Dios en su discurso y concluyó su discurso con las siguientes palabras “marchemos al frente de la patria que tanto amamos, con la bendición y la ayuda de Dios, pero conscientes de que aquí en la Tierra Su obra deberá ser la nuestra”.

Los tiempos han cambiado. Innumerables libertades religiosas y derechos otorgados por Dios han estado siendo atacados. Se pueden resaltar las decisiones históricas de la Corte Suprema de los Estados Unidos (SCOTUS, por siglas en iglés) en el 1962 y el 1973. En el caso del 1962, Engel v. Vitale, la Corte dictaminó que la oración patrocinada por la escuela, incluso si no fuera sectaria, era inconstitucional. En el 1973, la Corte Suprema hizo del aborto un “derecho” constitucional con su decisión Roe v. Wade.

Otras decisiones de la Corte Suprema han impulsado la libertad religiosa, incluida la decisión unánime del 17 de junio del año en curso contra la ciudad de Filadelfia, que violó los derechos de la Primera Enmienda al negarse a contratar los Servicios Sociales Católicos una vez que se enteró de que la organización sin fines de lucro no otorgaría niños en adopción a las parejas de personas del mismo sexo o parejas no casadas.

Una de las mayores amenazas de la libertad religiosa en la actualidad es la propuesta "Ley de Igualdad", que podría tener un efecto catastrófico en las iglesias, las escuelas religiosas, los centros de adopción, los hospitales, las organizaciones benéficas, las familias e incluso la libertad de expresión de las personas que expresan las enseñanzas bíblicas.

Según Catholic News Service, Dan Balserak, Director de Libertad Religiosa y Consejero General Adjunto de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), describió la Ley de Igualdad como una confrontación histórica entre los derechos de las comunidades lesbiana, gay, bisexual y transgenerista (LGBTQ, por siglas en inglés) y la libertad religiosa y la protección de la vida por nacer.

 

Las desigualdades de la denominada "Ley de Igualdad"

La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos enfatiza que todo ser humano está hecho a imagen y semejanza de Dios y debe ser tratado como tal. Con respecto al tema de las personas que se sienten atraídas a las personas del mismo sexo, la Conferencia de Obispos Católicos dijo que la Iglesia enseña que deben ser "aceptadas con respeto, compasión y sensibilidad", y que la sociedad debe evitar la "discriminación injusta respecto a ellos".

De la misma manera, la Iglesia no puede ignorar las enseñanzas morales de Jesús ni tolerar ninguna restricción que limite esas creencias.

La Ley de Igualdad pone en peligro las prohibiciones existentes de utilizar los fondos de los contribuyentes para el aborto.


La engañosamente denominada "Ley de Igualdad" agregaría la "orientación sexual" y la "identidad de género" a una amplia gama de leyes contra la discriminación. La ley ya fue aprobada por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. De ser aprobada por el Senado de los Estados Unidos y promulgada por el Presidente Biden, la medida probablemente requeriría que los contribuyentes financien los abortos electivos debido a su definición de discriminación sexual, según lo declara la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

Además, según los Obispos católicos, la Ley de Igualdad podría obligar a los médicos y hospitales a realizar abortos, incluso si viola sus creencias. Podría requerir también que las empresas y organizaciones con más de 14 empleados, incluidos los grupos religiosos, cubran los abortos en sus planes de seguro médico.

La lista continúa: la Ley de Igualdad podría exigir que los médicos realicen "transiciones de género". Podría además obligar a las niñas y mujeres a compartir con los hombres, que se identifican a sí mismos como mujeres, los vestuarios, las duchas de gimnasios, los baños y dormitorios, e incluso competir en los deportes escolares contra ellos.

Caridades Católicas y otros grupos caritativos que se adhieran a sus doctrinas religiosas también se verían perjudicados. Si se convierte en ley, los expertos legales dicen que la ley sería devastadora para estos grupos, incluidos los servicios católicos de acogida y adopción que colocan a los niños en un hogar en el que la madre y el padre están casados. De manera similar, los grupos que mantienen refugios de emergencia para las mujeres maltratadas y traumatizadas se verían obligados a alojar también hombres biológicos o podrían enfrentarse a que se cierre la institución.

Además, la Ley de Igualdad podría obligar a los salones de actividades y las propiedades de la Iglesia a albergar ceremonias de personas del mismo sexo y otros eventos, y podría despojar a las iglesias, escuelas parroquiales, hospitales y organizaciones benéficas de las exenciones de impuestos federales debido a sus enseñanzas y creencias firmes sobre el matrimonio, el sexo y el género. La ley también podría prohibir la libertad de expresión, requiriendo que todas las personas usen pronombres preferidos.

 

Éste es el momento para que los católicos actúen

Balserak animó a todos los católicos del Norte de Texas a "poner en práctica en estos momentos la vivencia de su fe”.

"A menudo, aquí en los Estados Unidos llamamos la libertad religiosa la 'primera libertad'", dijo Balserak a North Texas Catholic. “Es la primera que se nombra en la Primera Enmienda. Precedió a la creación del estado. Y protege nuestra capacidad para cumplir con nuestra obligación más alta: nuestro deber para con Dios.

“Si no podemos buscar libremente la verdad divina, todas las demás libertades carecen de sentido”, explicó. “Por lo tanto, los católicos deben proteger y valorar la libertad religiosa en su vida pública”.

Balserak instó a los católicos a hacer oír sus voces a sus representantes electos y a ser firmes en la lucha por preservar las libertades religiosas.

"Lo mejor que pueden hacer por la libertad religiosa es hacer lo que ya se supone que deben hacer: vivir una vida auténticamente católica y audaz", continuó Balserak. “Sí, por supuesto, manténganse informados y hagan saber a sus legisladores que ustedes valoran la libertad religiosa; voten por los candidatos que también lo hagan. Pero el caso de la libertad religiosa, en última instancia, no se ganará ni se perderá en los tribunales, sino en los corazones y las mentes de nuestros vecinos. Por lo tanto, vayan y muéstrenles a todos para qué sirve nuestra fe ".

La Cámara de Representantes aprobó la Ley de Igualdad a principios de este año, pero el Senado todavía está debatiendo el proyecto de ley.


David Upham, Ph.D, J.D. y profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Dallas expresó sentimientos similares.

Aquéllos que creen en los principios judeocristianos en los Estados Unidos se han convertido en una “minoría cada vez más pequeña”, dijo. “Pero somos lo suficientemente grande como para hacer algo al respecto y no sólo quedarnos callados y aceptarlo. Es importante para nosotros, aunque seamos una minoría, instar a nuestros representantes políticos a proteger nuestros derechos por la igualdad de ciudadanía en nuestro propio país”.

“Es nuestro derecho, y de hecho, nuestro deber, proporcionar cosas como los servicios de adopción y todo tipo de obras corporales de misericordia que la Iglesia siempre ha hecho, sin que al mismo tiempo, de palabra y de hecho, renunciemos a lo que nuestro Señor enseña y lo que la Iglesia siempre ha enseñado sobre el matrimonio".

El profesor instó a cualquier persona que esté interesada en preservar su libertad religiosa a que se comunique con sus senadores estadounidenses y les digan que no sólo se oponen a la ley, sino que se aseguren de que esta ley no llegue al pleno del Senado para su votación. Incluso en estados como Texas, donde ambos senadores estadounidenses se han opuesto oficialmente a la ley, es necesario reiterar las cuestiones sobre la preservación de las libertades religiosas, agregó.

Para ilustrar su punto, el Dr. Upham citó al fallecido Everett McKinley Dirksen, un congresista y senador republicano de Illinois que ayudó a redactar y aprobar las históricas Leyes de los Derechos Civiles en la década del 1960. El político dijo una vez: "Cuando siento el calor, veo la luz".

“Ellos necesitan que siempre se les recuerde”, dijo el profesor.

El asalto a la libertad religiosa provocado por la Ley de Igualdad “no es accidental. Es intencional”, continuó diciendo el Dr. Upham.

El profesor explicó que la propuesta legislación, que se exime de la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa, fue escrita "con el propósito de llegar a las personas a las que los autores de la ley quieren llegar: la minoría cada vez menor de estadounidenses que todavía creen que “varón y hembra los creó”, (Génesis 1, 27).

“Y representaría el primer acto en la historia de Estados Unidos en el que se derogaría cualquier legislación importante de los derechos civiles”, dijo el profesor de Ciencias Políticas.

Richard Thompson, el presidente y asesor legal principal de Thomas More Law Center, con sede en Michigan, también está alarmado porque la Ley de Igualdad se exime de la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa. Thompson encabeza un equipo de abogados y 780 abogados aliados de todo el país que ofrecen ayuda gratuita en casos legales relacionados con la libertad religiosa.

La Ley de Restauración de la Libertad Religiosa de 1993 tenía como objetivo salvaguardar el libre ejercicio de la religión, explicó Thompson.

“Por eso, no sólo se está atacando a los cristianos, sino que están tratando de eliminar la defensa legal que tienen los cristianos”, dijo Thompson.

“Los cristianos que creen en los principios bíblicos, que creen en la Biblia y que quieren practicar su fe estarán bajo la constante amenaza de ser demandados por discriminación, si se aprueba la Ley de Igualdad”, predijo Thompson.

“Si bien muchas personas se oponen a la Ley de Igualdad y otras leyes o decisiones judiciales que erosionan sus libertades religiosas, son reacias a hablar porque temen ser etiquetadas como intolerantes o fanáticos”, dijo Thompson.

“Se necesitarán muchos cristianos valientes para levantarse y luchar por lo que su fe les dice que es la verdad”, continuó.

“Si nos sentamos y no hacemos nada, estamos simplemente alentando más ataques a la fe cristiana y a los cristianos individualmente. El poder todavía está en manos de la gente, si deciden involucrarse y usar ese poder”, dijo Thompson.

Thompson animó a la gente a involucrarse a nivel local, especialmente con las juntas de educación de las escuelas públicas “donde se determina el plan de estudios que van a tener sus hijos. El aula es donde está ocurriendo la lucha, donde ellos luchan por los corazones y las mentes de nuestros jóvenes”.

Thompson, que es ferviente creyente en los beneficios de las escuelas católicas, dijo que tales instituciones y otras escuelas privadas son opciones sabias para los padres que se preocupan por lo que se les enseña a sus hijos.

El Obispo Michael Olson, sin duda un firme defensor de la educación católica, lleva el tema un paso más atrás.

“Las madres y los padres son los principales educadores y formadores de sus hijos e hijas. Esto va primero que las responsabilidades de las escuelas, ya sean públicas, privadas o religiosas. Las madres y los padres deben participar en la educación de sus hijos, incluso en este tema tan delicado de la sexualidad y la identidad de género”.

La Ley de Igualdad, si se aprueba, le quitaría esa responsabilidad a los padres y madres que tienen valores religiosos y la pondría directamente en manos del estado, dijo el Obispo Olson.

El Obispo prosiguió diciendo que si se convierte en ley, la misma también podría resultar en que los cristianos sean acusados ​​de incitación al odio por defender lo que la Biblia les dice sobre cuestiones de moralidad.

“Esta acusación falsa de discurso de odio hace que sea cada vez más urgente el que digamos con valentía la verdad de Cristo por amor y nunca por miedo, ira, resentimiento, arrogancia o desprecio por otras personas. Sin embargo, digan la verdad a toda costa ".

El Obispo añadió: "La Iglesia siempre dirá la verdad ... pero podría costarnos mucho sufrimiento mantener la verdad que creemos, sabemos y que podemos captar a través de la fe y la razón".

Una estatua de casi 90 años del Sagrado Corazón de Jesús destruido el 15 de septiembre de 2020, se ve en la Catedral de San Patricio en El Paso, TX. Las autoridades han detenido a un sospechoso en el vandalismo. (Foto CNS/Fernie Ceniceros)


Si la Ley de Igualdad se aprueba y se aplica, dijo el obispo Olson, podría causar un gran daño a las escuelas católicas, que no se desviarán de la enseñanza de creencias cristianas firmemente arraigadas. “No podemos operar nuestras escuelas bajo esos mandatos”, dijo el Obispo. “En otras palabras, no vamos a enseñar eso. Y los enemigos de la Iglesia intentarán cerrar nuestras puertas".

El Obispo Olson animó a los católicos a “conocer su fe, saber lo que realmente la Iglesia enseña” y aceptar la plenitud del Evangelio que les es revelado en Cristo.

Es importante que los católicos compartan esa fe con los demás. Sólo entonces, dijo el Obispo, los católicos podrán mantenerse firmes de manera efectiva en lo que creen.

 

Los ataques a la Iglesia crecen en todo el mundo

Además de enfrentar amenazas a la libertad religiosa en el ámbito político, la Iglesia también está literalmente bajo ataque físico de vándalos.

Desde mayo del 2020, han ocurrido al menos 75 incidentes de vandalismo en varias iglesias católicas y cementerios en 25 estados. Esto ha incluido varios incendios provocados, la profanación de estatuas, la destrucción de lápidas, grafitis viles, la quema de banderas estadounidenses y destrucción en general.

Uno de los incidentes, que ocurrió el 11 de julio del 2020 en la Parroquia Católica Reina de la Paz en Ocala, Florida, podría haber resultado en varias muertes. Según informes noticiosos basados en declaraciones de la Oficina del Sheriff del Condado de Marion, un hombre estrelló su minivan contra la puerta principal de la iglesia, vertió gasolina en el vestíbulo y la encendió, provocando un incendio en la iglesia, en la que estaban todavía los feligreses.

En Nicaragua, el clero católico ha sido acosado, arrestado y agredido durante los disturbios políticos actuales del país, según la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos. Además, las iglesias han sido profanadas y los fieles temen asistir a Misa debido a las amenazas y la violencia.

En Irak, la población cristiana que en un momento dado se estimaba en 1.4 millones de fieles, se ha reducido a menos de 300,000 personas. La disminución en la feligresía es resultado de los ataques brutales, el hostigamiento, la intimidación y la extorsión de los cristianos.

Nigeria se incluyó recientemente en la lista de World Watch entre los principales 10 países con respecto a la persecución de los cristianos. Los asesinatos y secuestros de los sacerdotes y cristianos, dirigidos por el grupo terrorista Boko Haram y otros grupos, hicieron que el Departamento de Estado de los Estados Unidos identificaran la nación africana como un "país de especial preocupación" por coartar la libertad religiosa.

Los problemas delineados y descritos por el Obispo Olson, el Profesor Upham, los abogados pro libertad religiosa, Richard Thompson y Dan Balserak, y la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos son sólo algunos ejemplos de los muchos que existen en los Estados Unidos y en todo el mundo que involucran la persecución de los cristianos y el pisoteo de sus libertades religiosas.

El Obispo Olson enfatizó que los cristianos nunca deben desesperarse al defender su fe, pues no están solos, cuentan con el firme apoyo de muchos.

"Tenemos la garantía de Cristo", dijo el Obispo, "que siempre estará con nosotros hasta el fin del mundo".

 

Echa un vistazo a los recursos para obtener más información sobre la libertad religiosa en el  Diocese of Fort Worth website.

Nuestra primera libertad: El derecho a la libertad religiosa que Dios nos ha otorgado enfrenta nueva

Published